jueves, 24 de mayo de 2012

No somos perfectos


Esto es algo que escribí en el último puente que tuvimos, se supone que era para enviarlo a un concurso...aun así, no lo mande.

Me reflejo en un duro cristal que me dice lo que yo quiero oír. El día que me levanto con el pie izquierdo, me dice que el día será un desastre, que mi pelo se encrespara, que tendré ojeras y mala cara durante el día entero. El día menos esperado, me dice que me tome las cosas con buen humor, que no hace falta maquillarme ni pasarme el peine, porque mi sonrisa es la fuerza que necesito. Cada noche, antes de irme a dormir, la imperfección o perfección que reflejaba esa mañana, se disipa. Se disipa como mi mal humor ante una persona que solo intenta hacerme sonreír, o como mi buen humor, cuando ya no queda otra que dejar de tener paciencia y cabrearse.
¡MENUDA PATATA! Me reflejo en los actos de las personas. ¿Pero que quieren estas personas? Si tengo paciencia…porque tengo mucha paciencia; si me desespero porque no tengo paciencia. Si los ayudo, porque no necesitan que les ayuden, porque son demasiado mayorcitos. Si no los ayudo, porque soy una egoísta. Si me esfuerzo demasiado, porque tenía que haber dejado algo para los demás. Si me esfuerzo demasiado poco, porque tenía que haber hecho más. Si tomo una cerveza porque soy una borracha. Si me tomo una botella de agua o una coca-cola, porque soy una aburrida. Si me enamoro, porque no es el mejor chico para mí; si no lo hago, porque pierdo el tiempo en no buscar a mi príncipe azul. Si me pongo a ver la televisión un sábado por la tarde, me agobian con que no estudio. Si me pongo a estudiar un sábado por la tarde, porque no salgo un rato con mis amigos o descanso un rato viendo la tele.
En fin….no soy como quieren que sea, no hago lo que quieren que haga, no digo lo que quieran que diga. No soy como ellos me ven en un espejo, sino como yo me veo en él. Si me miro y me digo “yo, mi, me, conmigo” siempre seré una egoísta. Si miro hacia los demás, nunca tengo tiempo para mí misma. No somos perfectos, ni tú, ni yo, ni el vecino, ni siquiera el presidente de los Estados Unidos. Somos nuestro reflejo en un espejo. Nuestra angustia, nuestro comecocos, nuestros problemas en un arroyo. Todo se va, todo viene. ju

martes, 22 de mayo de 2012

Stronger.


¡Que de tiempo sin escribir por aquí! Pero esta entrada no es un escribir por escribir...mi cabecita lleva mucho tiempo dando vueltas a una idea que no se donde va a salir, pero que aquí esta, dispuesta por fin a que salga de una manera u otra.


 Solo quiero dejaros un video de acompañamiento de como me siento, de como me he sentido en estas dos ultimas semanas y de lo que espero seguir sintiendo por lo menos todo el verano.