domingo, 25 de noviembre de 2012

Me gustaste por ser libre, quien soy yo para cambiarte...

Parte 5: "Tenemos que hablar"

Conocer a Jota, fue como un gran paréntesis en mi vida. Definirlo de otra manera seria difícil. No había conocido a nadie como él, siempre daba mil vueltas a cada asunto, pero de manera que resultará ver el mundo de una forma diferente, siempre me hacía reír. No hay palabras.



Le conteste al mensaje, ¿Cuándo y dónde?


Me siento como una mierda al pensar como nos distanciamos, como todo se va al traste, por actuar como una cría. Pero por aquel entonces, yo no pensaba que mis actos eran de una niña pequeña.




Supongo que me diría vernos en el mismo sitio de siempre, pero no sabía cuando aún. Los nervios se apoderan de mí.

Aún recuerdo como sus manos se enredaban en mi pelo aquella noche cerca de la entrada al bar, el caos de mi cabeza entre la mezcla de un montón de cervezas y un recuerdo  fugaz de una mirada de ojos claros que no eran los suyos.


 Bip bip "Mañana a las 7 donde siempre".

¿Que me querría decir Jota?

Intentaba cerrar los ojos, pensando en no ir, en que pasaría si iba, de que  exactamente quería hablar. Daba vueltas en la cama. Una, otra vez.

Volví a mirar el teléfono. Por mucho que me preocupara el hecho del mensaje de Jota, aun quedaba el remordimiento de colgar esa llamada telefónica, de un número sin nombre, que sabía perfectamente de quien era.

¿Volvería a llamar? La angustia se apoderaba de mi. Otra vez. Vacio. Peor aun. No volvera. Angustia.

 Trás un par de horas dando vueltas por la casa, pensando, ahogándome en algo que no tenia sentido, y una tila, por fin, parecía que el sueño volver a aparecer.
Mañana no será un buen día, lo presiento.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Me gustastes por ser libre, quien soy yo para cambiarte...

¨Parte 4: El mensaje"

Los recuerdos y los pensamientos se aglomeran en mi interior. En el trabajo, el jefe que ya estaba mosqueado conmigo por llegar tarde, me echa la bronca por no estar atenta, pero es que ¿porque me ha tenido que escribir ese mensaje ahora? Ahí cosas que no entiendo y tengo que hacer algo porque creo que me estoy volviendo loca.

Me da rabia pensar en que después de todo lo que hemos vivido, la gente desaparece siempre de mi vida. Parece que se ha acabado todo, sin ton ni son. Desaparecen. ¿Fin?. No, siempre vuelven. Otra vez ha vuelto.

Me siento abrumada, ayer una llamada. Hoy un mensaje. Dos sentimientos encontrados. 
No se responder al mensaje. No se que hacer.
Mi vida es un caos.

¿Cómo es posible?

Recuerdo en el metro, otra vez, el momento de conocer a Jota y el cruzarme con el chico misterioso de ojos claros.  Esta  vez, estoy atenta a mi parada. Tengo que contestar algo, pero no se el que, ni como.

Me siento distraida todo el resto del día. No hay nada que hacer. El vacio, la inexistencia que sentia hace poco, todo ha desaparecido, o al menos ha disminuido. El su lugar, hay nervios, inestabilidad y un nudo en el estomago.

Tu querías blanco y yo negro. Yo queria azul y tu rojo. Yo queria amarillo y tu buscabas la forma de convencerme para que buscara el gris, el morado y dejara que el amarillo fuera la luz de nuestras vidas. Pero, se que te falle tanto que el hecho de que puedas perdonarme me resulta insólito.

Vuelve el mismo recuerdo de la salida del bar, vuelvo a pensar en lo que paso después. ¿Me equivoque?

Vuelvo a mirar el mensaje, tengo que responder.
¿Que se responde a un "tenemos que hablar"?



viernes, 23 de noviembre de 2012

Me gustastes por ser libre, quien soy yo para cambiarte... Parte 3

Miro fijamente el móvil, me quedo ensimismada...
Era un día normal, aún no habia encontrado trabajo, pero no queria perder ese soleado día en echar más curriculums.  El cafe caliente y la ducha caliente me había hecho despertarme al momento, como siempre.
Tenia planeado ir a ver a una amiga, pero me habia avisado a primera hora del día que le habia surgido algo, así que me propongo ir a un parque a dar un paseo.
Después de comer, se me  ocurrio mirar por internet que habia en mi ciudad, el mejor plan era ir a un miniconcierto de música rock. Supongo que tomarme una cerveza a media tarde escuchando buena música me haria despejar la cabeza de la mala epoca que llevaba tras perder el último trabajo y no saber que hacer  con mi vida.

La música me envolvía y me tranquilizaba de una manera increible, en el bar, coincidi con un par de amigos que hacia bastante no veia. Comenzamos a hablar sobre todo y cuando acabo el concierto, decidimos ir a otro bar del mismo ambiente. 
Entre risas y cervezas, empezaron a decirme que para cuando me presentaban a mi novio... yo colorada como un tomate, les tuve que decir que ya no tenia, que se acabo hace un tiempecito. Así que, dicho esto, se pusieron a presentarme a toda la gente conocida que habia en ese bar. ¿Pero porque me hacen esto? Con lo timida que soy!!! Oh my good!!

Entre los chicos que me presentaron estaba un chico de ojos marrones y pelo a media melena de color castaño, al que llamaban Jota. La verdad es que era uno de los chicos más guapos que me había encontrado en estos últimos meses. Pero más que su aspecto me gusto su manera de hablarme e incluirme con su grupo de amigos. Me decia que porque no salia más por estos lugares, que no me habia visto nunca. Le conteste que quizás me habia vuelto demasiado vieja y que el era un jovencito aun que seguramente no habia vivido esas epocas malas donde lo unico que te apetece es encerrarte en casa. Las risas iban y venian. Era algo que no quería que acabase. Pero se me estaba haciendo bastante tarde para volver a casa.
Jota , no queria  que me fuera, asi que me llevo a la barra del bar para invitarme a la "penultima", a lo que yo sabia que seria la última. Como estaba bastante lleno, nos quedamos hablando un rato más,y él no paraba de arrimarse demasiado. A lo que yo, algo incomoda, le decia que hacia mucho calor alli, que quizás seria mejor salir afuera del bar.
Al final, pidio las cervezas y decidimos salir afuera. Con las cervezas, ya no sabia en que lio me estaba metiendo, ¿para que le habria dicho que queria salir fuera? En fin, no habia vuelta atras. Seria tomar la cerveza e irme a casa. Sin más. ¿o queria que ocurriera algo más?
Casi a dos pasos de la puerta de salida, me choque con un chico, tirandome toda su bebida encima, le mire de mala leche y antes de que pudiera pedirme perdón, Jota, ya estaba diciendo que tuviese cuidado. Yo no podia decir nada, me habia quedado mirando los ojos claros del chico que me habia ensuciado toda la camiseta, mirándole como si no existiera nada más. Mientras Jota me arrastraba hacia fuera, maldiciendo e insultado al chico de ojos claros,  antes de cerrar la puerta me fije en su camiseta negra con un simbolo raro. 

Piii, piii...útlima parada del metro. 
Mierda, me he pasado de parada!! Ahora me toca darme la vuelta! Llego tarde al trabajo! Lo que me faltaba!!

jueves, 22 de noviembre de 2012

Me gustastes por ser libre, quien soy yo para cambiarte... Parte 2


Que duro es este momento, la ilusión y el dolor se mezclan de una manera que jamás habia sentido. Tanto tiempo esperando y ¿ahora qué? Que fácil seria coger y hablar como si no hubiera pasado..pero si descuelgo el telefono, ¿eso pasaria? no, ¿y si me desmonta más y eso conlleva más dolor? No, eso no puede ser. ¿Porqué me haria daño él? No es así...sigue llamando. Pronto colgara.
En un momento de indecisión. Cuelgo yo.

Ay madree!! Ay madre! He colgado!! Que bien he hecho!! ¿Pero que he hechoo? ¿Porque lo he hecho? Así no sufro no..pero, pero ¿porque?.
En fin, no se como, pero esta hecho. Se acabo, no volverá a llamar. No volverá nunca. Se acabo. Vacio, inexistencia. Otra vez. Mierda!

Pero, a pesar de ello, me siento bien. Me siento libre, por una vez me siento bien. El dolor se va alejando de mi....pero volverá, lo se bien. Esto no se ha acabado aquí. Mañana volverá a despertarme la luz por la persiana y todo seguirá como hoy. Dolor. No quiero. Nervios.
Después de una tila, me meto enrollada entre las sabanas y las mantas, pensando que no eres la única persona libre, que yo también necesito y quiero ser libre.

Lo mismo de siempre, luz intensa por la mañana a través de la persiana mal cerrada, el día parece algo menos nublado, el despertador ha sonado una vez y le he apagado. Me doy la vuelta otra vez, el despertador vuelve a sonar. Después de levantar la persiana, me doy cuenta de que hoy tampoco habrá cafe. Las zapatillas estan en la otra punta  de la habitación, al menos son visibles. Hoy la ducha es caliente. Me siento bien, respiro de nuevo.

De camino al trabajo, miro el móvil, queria borrar la llamada de ayer para que no apareciera cuando me llamara otra persona. Tengo un mensaje nuevo. 


martes, 20 de noviembre de 2012

Me gustastes por ser libre, quien soy yo para cambiarte...

Era una de esas mañanas que cuando entra la luz por las rendijas de la persiana mal cerrada, te das la vuelta en la cama y te escondes bajo las mantas. El despertador sonaba insistentemente y, ya por desesperación de no volver a oírle, le apagas sabiendo que tocará apoyar los pies en el suelo cuando sabes que el frio recorrerá tu cuerpo. ¿Donde estarán las zapatillas de estar por casa?.
Abro la persiana. Otro día nublado.
La cafetera rota, te hace acordarte del día tan largo que vas a tener, te hacen acordarte de eso que te duele como una espina, de eso que no te acordabas, ni te querías acordar de como te sentías aquel septiembre de hace cinco años.
Como cada mañana desde hace un mes, la rutina de una ducha fría y un café caliente, se ve rota. Ni café, ni ducha fría, mejor caliente, para aliviar las heridas de cual era el problema entre nosotros.
En el metro, hacia un trabajo desesperador, cerraba los ojos y veía una cara que no quería volver a ver fuera de mi imaginación, o que tal vez, me mentía a mi misma para no querer ver.
Mirando como se miraba una pareja, me puse a escuchar el mp3, buscando alguna canción que no me dejará pensar o que me hiciera ver la vida de forma diferente.  Nada. Inexistente. Vacio.
Otra vez.

Tras una larga jornada de trabajo, la vuelta a casa, era más de lo mismo. Mis pensamientos fluian como una canción. ¿Porque tengo que sentir tanto tu ausencia? Porque me hace sentir tan mal el hecho de que el problema es que no hay problema. Porque el problema no fue hallarte, sino olvidarte. El problema es que te sigo esperando, y que nunca te encuentro esperando a la puerta de mi casa. El problema es que duele.
Vacio. Nada. Otra vez. ¿Por qué?

Preparando la cena, me preguntaba que si me gustases por ser libre, quien era yo para cambiarte... porque estaba ahí todo nuestros problemas. Porque siendo libres, no lo eramos cuando estábamos juntos. ¿Porque no podíamos serlo?
Angustiada, cierro la persiana de mi habitación. Otra noche, la misma historia.

Suena el móvil...era él...




(Inspirada en la canción el problema de Ricardo Arjona)


viernes, 16 de noviembre de 2012

3 antes de que cuente 10: Potes, trabajos y esperanza.



Tenia muchas cosas que contar y muchas cosas que escribir, empezando por que tengo ganas de volver a escribir por aquí algo que no sea mi vida. Pero creo que lo dejaré para más adelante.

Resumo esta mitad de Noviembre, en tres palabras.
La primera, Potes: Amigos, casa rural con buenas vistas, teleferico, bolas de nieve, ruta hacia un pueblo desconocido,risas, paseos arriesgados por la carretera, fiesta del orujo, desfiladero de Hermida y la playa de San Vicente de la Barquera!!! Es digno de repetirse!!! =)
La segunda, trabajos de clase, porque se me amontonan ya....y me estan diciendo "holaa ya estamos aquí" en fin, algún día les haré caso del todo.
Y la tercera, esperanza. Porque es bueno tenerla presente.

Por un momento, habia pensado que este final de Octubre y el principio de Noviembre, no era parte de ese "antes de cuente 10" jeje pero bueno, ahí sigue adelante, incluso mejor de lo que esperaba.
Esperanza.


P.D: Ayer me llamaron moñas por escuchar unas canciones que colge en el facebook..si esa persona leyera mi blog jajaja seguro que dejaba de hablarme :P