lunes, 25 de febrero de 2013

P.14. Me gustaste por ser libre, quien soy yo para cambiarte..

Parte 14: "¿En que consiste?".

- ¿Entonces en que consiste tu libertad Toni?
 -No te habia pedido quedar para esto, lo sabes. 
- Si, lo supe cuando me encontre la moneda. 
- Entonces, porque no puedes esperar un poco más. Ahora....ahora, no es el momento. Queria comentarte  una cosa, quizás si que viene al tema con todo lo que ha pasado entre nosotros, pero...
-¿pero que?
-pero que me dejes hablar..
- Me estas poniendo nerviosa. Ya he tenido suficiente por hoy, nervios por esto y luego la moneda. ¿Ahora que Toni? ¿Qué pasa?
 - No levantes la voz. Quería hablarlo por teléfono, pero no me ha quedado más opción a quedar contigo y decirtelo a la cara.
- ¿Que no te levante la voz? Venga hombre... solo te pido que me expliques que quieres....¿no...no querias verme..? ¿no queria que nos viesemos?

Si, lo admito. Me decepciono bastante y me sentía confusa. Después de haberle intentado ignorar, intentar no pensar en él, no coincidir con él o irme a otro lado si le veía a lo lejos. Despues de todo, no queria verme. 

-Preferia decirte las cosas por telefono. Hubiera sido más facil.
- ¿Te crees que me ha sido fácil ignorate todo este tiempo? ¿Dejar de pensar en ti? ¿Te crees que me ha sido fácil venir  hasta aquí hoy para...para a saber que? Toma tu...maldita moneda. Me largo.
-Espera. Te explicare lo de la maldita moneda. Pero después me tienes que escuchar... hazlo por ti, no por mi. Yo soy más bien un mensajero.
-¿Un mensajero?
- Si...pero prométeme que lo que diga  diga ahora, luego lo olvidarás y seguirás escuchando lo que te quiero decir, sin rechistar sobre el tema. Sin volver a hablar sobre ello. Sin más, porque sabes que no era a eso a lo que venias. 
-No es justo...
-¿Y que lo es?
-Vale, te lo prometo.
-Entonces escucha...me cuesta mucho decirte esto ahora, porque no venia a decirte esto hoy... yo no me quería separar de ti, tu fuiste la que diste el paso de dejarlo. Tu sabes que era una excusa, no quería ser un niño como parecía que era Jota, parecía que querías a alguien diferente a él. Pero no lo era. Si quiero a alguien quiero a alguien, a igual que Jota, lo doy todo por esa persona. También me jode cuando discuto con esa persona y dejo un tiempo de hablarla. Pero ¿sabes?. Simplemente no te diste cuenta, de que vi que tu querías tiempo y algo de espacio, estabas resentida por lo que había pasado con Jota, pero yo.....yo...te..quería.  Simplemente, no dejaba de pensar que tu no dejabas de dar vueltas al tema de Jota, que aún le querías, que seguirías sintiendo algo por él por mucho tiempo que pasaras conmigo. Todo este tiempo que hemos estado separados, me he dado cuenta de que quizás me alejase de ti demasiado, pero tenia miedo de que un día no soportas más y volvieras con Jota. No quise decirte nada. Pero me di cuenta demasiado tarde. La moneda solo era una excusa, tarde bastante en deshacerme de ella, y porque no hubo más remedio. Con esa moneda deje de ir nuestro mundo, nuestro destino. Ese día sentí tanta rabia como el día que lo dejamos. Esa es la libertad que tu veías. Siempre fui libre de quererte. Pero se que lo hice mal. No hay nada más que hablar sobre ello.
- Pero Toni... yo....
- No llores. Ahora necesito que escuches lo que te venia a decir. Quiero que borres de tu mente todo lo que te acabo de decir, para que reconsideres lo que te voy a decir.  Lo prometiste.
- Ya, pero ahora no es justo no hablar de ello.
-Lo prometiste. Si quieres soltar algo más sobre ello, jamás volveré a querer saber de ti....no me voy a creer tus palabras.
- ¡Es injusto!
-¿Sabes que es injusto? Que sea yo quien te tenga que venir a decir esto y abrir los ojos. Así que venga, dime que quieres volver sobre el tema de la maldita moneda, ¿eh? ¿o quieres escucharme de una vez?
- ¿A abrir los ojos? Pero que.... vale, te escucho. No diré ni una palabra más sobre esto. Pero esto no puede quedar así y lo sabes.
-Esta bien...deja que me tranquilice. Esto cada vez esta siendo más dificil.
-¿El que Toni? ¿Qué pasa? Me estas asustando...
-mmm...
-Vale, tranquilizate.

Un trago a la cerveza, dos, tres....mejor es perder la cuenta.

-Ya esta. Vale, escuchame.
-Te escucho Toni, dime lo que tengas que decirme.
- Hace poco me encontré con Jota en un bar. Ya sabes lo que decía de él...pero unas cosas llevaron a otras y no me quedo más remedio que hablar con él. Así que cuando por fin hable con él, me di cuenta de que no había superado lo vuestro, me dijo que había quedado contigo, pero que pese a comentarte lo de daros otra oportunidad no tuvo respuesta. Nunca había visto a alguien tan jodido después de tanto tiempo, pensaba que lo había superado, pero no. Cualquier persona de nuestra edad ha superado una relación en ese tiempo, o eso pensaba yo...pero jamás he visto a alguien así. Sabia cualquier detalle de ti, lo estuvimos hablando, como ese lunar que tienes en la espalda junto con otro un poco más grande o que te enfureces por dentro por cualquier tontería pero no lo sueltas hasta que explotas. Quería hablar contigo por Jota. Te quiere muchísimo, como jamás he visto querer a nadie. Creo que deberías hablar con él, darle una oportunidad. Os lo merecéis. Yo solo me metí en medio de una relación que no había acabado aun.


Aquel día, cuando llegue a casa. Mi cabeza no dejaba de darle vueltas a las palabras de Jota. Mi lunares en la espalda. Fíjate tu... claro, eso ya lo sabia Toni. Pero Jota...si, supongo que debería hablar con el.

"¿Quedamos mañana? ¿Donde siempre? Quiero hablar seriamente contigo..."

Según di a la tecla enviar al mensaje para Jota.... un pensamiento rápido se me cruzo por la cabeza. Cuando estuve con Jota para que me diese una oportunidad, Toni me había estado llamando ya. 

P.13. Me gustaste por ser libre, quien soy yo para cambiarte..

Parte 13: "Dos meses más tarde".


Dos meses más tarde...

Desde que cayo en mis manos esa moneda, mi vida ha cambiado completamente. Al menos ahora se lo que quiero de verdad. Nada de juegos.

Cuando estaba en el metro sentada, con mi ataque de ansiedad, no sabia que iba a pasar. Tenia en mis manos todo mi futuro. Ya no tenia que esperar nada. Tenia que decidir. No sabia si Toni me iba a esperar mucho en el bar o como iba a reaccionar ante la noticia de la moneda. Tampoco sabia si Jota seguía esperando mi respuesta que nunca llegaba o que no quería decirle nada hasta que supiera algo de Toni.
En ese momento, con la moneda entre mis manos sudorosas, mi futuro estaba pendiente de un hilo.


Ahora, solo noto tranquilidad dentro de mi cuerpo, se que hice lo correcto. Aunque se que podía no todo tenia que haber salido bien. 

El tacto de las sabanas sobre mi piel es suave, una mano me acaricia la espalda, mientras que siento el calor de su cuerpo. Sus abrazos han llegado a ser mucho mejor de lo que esperaba, jamás hubiera imaginado estar así con él. Ignoro porque me sigue queriendo después de tanto sufrimiento. Pero ahora se que yo le quiero a él, esta vez de verdad. Esta vez, no le voy a dejar escapar por ninguna tonteria. 

Abro los ojos. Me encanta hacerme la dormida para poder sentir como me observas.

 "Buenos días...."

"Buenos días..... ¿ Sabes? Cada  mañana estas más guapo que el día anterior, cada día te quiero más".
  
Me apoyo en su pecho y siento como late su corazón.

miércoles, 20 de febrero de 2013

P.12Me gustaste por ser libre, quien soy yo para cambiarte..

No puedo respirar.
Respira...venga inspira y espira. Uno, inspira y espira. Dos, inspira, uff, uno espira e inspira. Dos,  espira e inspira. Uno y dos espira e inspira. Tres espira e inspira... Uno, dos, tres. Ya.

Vuelvo a respirar tranquila. Tranquilidad...o bueno, no del todo, pero algo más que antes.

Solo acabo de salir de casa. Tengo un nudo en el estomago. No me siento bien. Se que la intranquilidad no se va a ir tan pronto, ni tan fácil. Pero se que esto no es solo intranquilidad. Ya he pasado por esto varias veces. Intento controlarlo. A veces se me pasa, otras no, otras se me pasan pero vuelven. 

Tengo todos los recuerdos en mi cabeza de Jota y Toni....de Toni y Jota. Ver otra vez a Jota y que me pidiera otra oportunidad. Saber que Toni me llama, me vuelve a llamar. Se me corta la respiración.

¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Porque Toni se harto de llamar? ¿Porque no se ha presentado en mi casa directamente? ¿Habrá caído en sus manos la famosa moneda? Me acuerdo de decirle a todo el mundo que me avisará si la veían...pero nada. Había desaparecido de la ciudad.

Por fin iba a volver a ver a Toni. Habia esperado mucho tiempo a que apareciera la moneda, debio volver a caer en sus manos. Su mensaje era claro, quedamos a las 8 en el bar de mi amigo, te espero, aunque no me hayas cogido el teléfono ninguna vez.
Eran las 7:30, llegaba justa de tiempo, pero ya solo era coger el metro y andar unos pasos. Mi corazón no paraba de latir deprisa. Coger un metro sencillo, 5 paradas, genial, me ahorro 0,50 céntimos. 

Cojo el billete y el dinero restante del billete.  Me meto en el metro, parece que tengo una bomba en el cuerpo. Todavia puedo controlarlo. Respira...espira e inspira. Todo va a salir bien. ¿Qué tiene que salir bien? Ya no lo se.

Trato de mantener la cabeza ocupada. Me pongo a buscar en el bolsillo del abrigo ese anillo que da vueltas y me relaja, poco, pero algo. Saco lo que tengo. Billete de metro usado, el anillo y la moneda de 50 centimos. 
Se me cae el alma a los pies. No consigo respirar. Me mareo. Respira...respira...respira.... no puedo. Las lagrimas empiezan a salir de mis ojos. No puedo más. Las puertas del metro se abren. Salgo disparada. 

Me siento. Meto la cabeza entre las piernas, me encuentro mal. Aquella moneda de mi bolsillo tenia un agujero.

¿Entonces porqué me llamaba Toni?